La Montaña Sagrada



Ya estoy de vuelta en Brisbane, después de mi viaje místico por el corazón de Australia. Aprovechando que todos trabajaban , al final hice solo los casi 5000km que me separaban de la gran roca roja, a la que los aborígenes llaman "uluru", y ya desde el principio el viaje comenzó siendo como una busqueda de un santo Grial interior.



Todo empezó en un urinario cuando en una publicidad leí: "to find yourself, sometimes you have to lose yourself" o lo que es lo mismo: para encontrarte a tí mismo a veces necesitas perderte a tí mismo.





Coges un autobus y ves canguros saltando junto a tí en plena carrera, entras en un motel de carretera allá donde cristo perdio la sandalia, y junto a la puerta de tu habitación hay un cangurillo silencioso que andando como un perro busca restos en las puertas de las habitaciones. Cierras la puerta del cuarto y lees en un cartel que por favor dejes siempre la puerta cerrada por que estamos en época de serpientes.



Y en ese momento te echas en la cama y sientes que no puedes estar más lejos... solos, tú y tus demonios interiores.

Y así en mi Walkabout personal recorrí Kings Canyon bajo un sol abrasador, descifré los dibujos inmortales de Uluru, y penetré en los secretos de los Olgas.


Emu


nunca mires a los ojos de un cocodrilo.... acojona bastante.



más:

1 comentario:

Penélope dijo...

La segunda imagen es de impresión. De lejos, la montaña no parece tan grande,
pero vista así, detrás de los árboles, es impactante. Ver una atardecer desde
ahí debe ser alucinante...
Y bueno, para encontrarse hay que perderse primero igual que para subir con
fuerza has de tocar fondo. Espero que te encontraras y que te encontraras bien!
:D
Ojjjjj....si yo leo que hay serpientes soy capaz de no pegar ojo! BBrrr....
Qué bonito todo!



Un beso


P