Dajla

Personas aisladas, en un terreno prestado, un terreno que apenas da nada, en medio de ninguna parte. Una nada parecida a la que asoló fantasía en la historia interminable, solo que real.
Estuve solo una semana en el campamento de refugiados de Dajla, en Argelia.


Algo de historia
Fotos

.

2 comentarios:

Lala dijo...

Miro tu entrada y la nota de tu perfil y te cuento que también soy fan de La historia interminable. Es el primer libro "serio" que leí...

¿Por qué esa "nada" para las personas? Yo jamás entenderé la desigualdad, la falta de respeto por las personas...
Es triste leerte hoy, pero es real.



Un beso


Lala
(¿sabes quien soy?)
Deberías, yo nunca fallo! Jajajaja!

invitadodeinvierno dijo...

Mirar a la nada en Fantasía era como quedarse ciego... ¿Es así cuando miras al desierto? ¿Realmente te devuelve la mirada? ¿O lo hace a través de los ojos de la gente que vive allí? Esos pueblos que tradicionalmente han hecho del desierto su hogar, o aquellos que eligieron vivir en las regiones heladas del Polo, ¿no te invitan a reflexionar sobre el ser humano y su capacidad de adaptación? ¿O sobre las razones que los llevaron a instalarse, contra todo pronóstico y contra natura, en lugares tan inhóspitos? Umm... meditar sobre ello debemos...