Crónicas desde Londres I



Al amanecer parece que va a hacer mejor que ayer. Una ducha, me pongo los botines y a patear! Pillo la Northern line y me dirijo al sur, a hacer algunas fotos del Millenium Bridge y entrar en la Tate Modern, Joder! Alucinante mientras cruzo el dichoso puente sacado de alguna nave de Star Trek, aparece una masa de ladrillo a lo Gotham City...

El menú? Retrospectiva de Juan Muñoz, y expo de Picabia, Duchamp y Man Ray. Pero al entrar no puedo mirar hacia arriba, en el suelo una grieta separa la Tate en dos, por algunas zonas cabe mi pie a lo largo… es natural? Ni puta idea… miro hacia el interior de la tierra, hormigón separado en dos! (descubriría mas tarde que se trata de una obra de Doris Salcedo). Hago algunas fotos de escaqueo. Me impresionó mucho la exposición permanente, también la de Juan Muñoz, aunque al ver en la de Duchamp, el gran vidrio nuevecito sin ninguna rotura ni grieta como el original, me hizo perder un poco el interés.

Salgo a comer a un sitio que me recomendó mi hermano, paseo por el Thames, Tower Bridge, Castillo (por fuera), y a descansar un rato… tengo la espalda molida de la puta cámara de fotos. La odio (pero tampoco podría vivir sin ella) .

Voy a la derecha del Tower Bridge, a un embarcadero, (me recomendó mi hermano el starbucks de allí), entre impresionantes veleros de madera oscura, un puente rojo comunica con la cafetería circular. Pido un café mocca y un muffin de manzana y canela, y saco el libro (Todo bajo el cielo).

Echo allí un rato, cuando salgo ya casi ha anochecido, me meto en el metro y me doy cuenta de que unas paradas mas alla esta “TEMPLE”. Miro mi mapa y allí esta Temple church, la iglesia Templaria con caballeros templarios a modo de lapidas tallados en el suelo (creo que salia en el código da vinci).

Doy varios rodeos hasta que la encuentro, es ya de noche, y al llegar un anciano me dice que está cerrada, joder, no abre hasta el miércoles. Mientras miro unos papeles una señora medio abre la puerta pero no llega a salir… espero un rato… se dejo la puerta abierta…

Me acerco a la entrada, miro por la rendija… no hay nadie, entro dentro de la iglesia, todo esta apagado menos los caballeros de piedra, que yacen ordenados sobre el suelo. Escucho un ruido, alguien sale de una columna, I’s closed!!! Me pillaron! . sorry, I didn’t know… Salgo de allí y ya cansado me dirijo a casa, bajo al subsuelo de Londres, siento el vibrar del suelo y una oruga de acero blanco y rojo me lleva a casa.. Nordern Line!!

1 comentario:

Alvaro dijo...

Me ha gustado mucho la foto de la Tate, una vista que nueva de un edificio conocido.

Cuidado donde te cuelas so golfo

Good to hear from you mate!!!